¿Desearías que tu tatuaje desapareciera?

La” tattoo-manía” ha llegado para quedarse.

En la última década el arte del tatuaje se ha hecho más presente en Europa. Muchos de los que ya lo han probado afirman que la combinación de aguja y tinta se hace adictiva, pero no olvidemos que no es como el corte de pelo de moda, que solo nos dura durante una temporada, si no, que nos decorará el cuerpo para siempre.

¿Cometiste una locura en esa etapa de tu juventud? ¿No te tatuaron tal y como pensabas? ¿Te gustaría eliminar aquel recuerdo de alguien que ya no pertenece a tu vida? ¿Consideras que a esa parte de tu cuerpo ya no le favorece un tatuaje?

Además de maquillajes específicos para cubrir un tatuaje o una mancha por unas horas como el de la marca Covermark, existen varias técnicas para deshacerte de esa marca imborrable.

Para elegir la técnica recomendada es importante la consulta a un médico y dermatólogo,

Para elegir la técnica recomendada es importante la consulta a un médico y dermatólogo, ya que eliminar completamente un tatuaje puede ser complicado dependiendo de factores como:

-Tamaño del tatuaje

-Colores utilizados

-Tipo de tinta

-La profundidad de la tinta

-La edad del tatuaje

Te mostramos las diferentes formas de eliminación:

  1. Por estiramiento de piel: Su eliminación consiste en estirar la piel existente alrededor del tatuaje insertando un “globo” bajo la piel. Este globo se va hinchando en varias sesiones con el objetivo de estirar la piel. Una vez logrado esto, se cubre el tatuaje con la piel estirada.

 

  1. Por Escisión: Es un método poco aconsejable si no queremos una antiestética cicatriz, ya que consiste en “cortar” el tatuaje y volver a coser la piel.

 

  1. Por abrasión: Consiste en un raspado de la epidermis donde se ubica la imagen que queremos eliminar. Este método no produce cicatriz, pero el borrado no es absoluto. Nos quedará la marca del tatuaje a modo de quemadura que poco a poco se irá matizando con los años.

 

  1. Utilizando cremas y lociones: Es un método poco efectivo, simplemente disminuyen el color de la pigmentación.

 

  1. Por salabrasion: Es una técnica poco innovadora que consiste en la inyección de la zona tatuada con epinefrina y lidocaína, un anestésico que controla el sangrado y los moratones. La zona a eliminar se frota con un bloque de lijado hecho de sal o con sal natural. Este método puede ser muy doloroso y generalmente se utiliza sólo cuando los otros métodos o no son médicamente viables o su precio es prohibitivo para el paciente.

 

  1. Con inyecciones de solución salina: Este método inyecta en la zona a tratar lidocaína y agua salada. Estas sustancias rompen los pigmentos del dibujo. Es muy poco efectivo, sólo se consigue difuminar el tatuaje.

 

  1. Por luz pulsada intensa: Está formada por una potente lámpara de xénon.

Consiste en quemar las capas superficiales de la piel estimulando a su vez el crecimiento de piel nueva. Hay que tener en cuenta que cuanto más oscuro sea el tatuaje mayor absorción de luz tendrá lo que hará que no se blanquee toda la zona, sólo la pigmentada. Este procedimiento es menos doloroso que el láser, requiere menos sesiones y éstas pueden ser más eficaces.

La sesión debe realizarse con un intervalo de tiempo mínimo de tres semanas.

La horquilla de precios está entre 8 y 12 € por impulso por lo tanto dependerá de los impulsos que se necesiten para borrar el tatuaje.

 

  1. Con láser:

La luz del láser sale al exterior a través de un espejo semitransparente en forma de pulsos o como un rayo continuo. Esa luz es la que elimina el tatuaje mediante la ruptura de la coloración del pigmento, permitiendo que nuestro organismo reabsorba esas partículas rotas y las elimine posteriormente a través del drenaje linfático.

Las sesiones se hacen cada 4 ó 6 semanas, lo mejor es no dejar pasar más de 8 semanas entre sesión y sesión ya que el proceso de eliminación se ralentiza y los resultados tardan más en verse. Se necesitan varias sesiones para conseguir el objetivo pero hay un número de tratamientos máximo que se pueden realizar de forma que no dañen la piel dejando cicatrices.

El láser más utilizado y efectivo en España actualmente es el Q-Switched (QS).

Existen varios modelos:

  • Q-Switched de Alejandrita es la mejor opción para eliminar pigmentos de color negro, verde y azul.
  • Q-Switched de KTP proporciona el mejor resultado para terminar con el pigmento rojo y rosa-morado.
  • Q-Switched Nd:Yag es perfecto para el tratar a pacientes de piel más oscura y con las micropigmentaciones de mayor densidad y profundidad.Proceso eliminación tatuaje

La efectividad dependerá de la respuesta del paciente así como la densidad y cantidad del pigmento del tatuaje.

Su precio oscila entre 40€ y 400 € por sesión y dependerá de varias cosas como la experiencia del cirujano, el tipo de tatuaje y su tamaño.

Es necesario seguir las indicaciones tras el tratamiento, como por ejemplo:

No frotar o rascarnos la zona tratada, aplicar pomadas antibióticas y cremas regenerantes, no tomar el sol ni los rayos UVA los días previos, así como no exponernos al sol ya sea días antes del tratamiento como a posteriori, y evitar ambientes calurosos como saunas o las duchas muy calientes.

Por último, recalco la importancia de que pese al procedimiento que elijas, tengas el asesoramiento médico necesario y una buena elección de una clínica respaldada por profesionales de calidad que tengan conocimientos en éste ámbito, ya que no sólo está en riesgo la estética si no, nuestra propia salud.

Post Relacionados

Leave a Comment