Embarazo, lactancia y cosméticos.


Hola chicas de nuevo!

Tenía ganas de contaros algo sobre mi embarazo que me ha costado un poco asumir.

​Como os dije en el anterior email, quería contaros un poquito, cómo me había cuidado después del parto y la lucha diaria con el nuevo cuerpo de mamá.

Embarazo, lactancia y cosmética

Embarazo, lactancia y cosmética

Cuando me quedé embarazada, sinceramente, creía que mi cuerpo después del parto sería bastante similar al que tenía antes del embarazo. (Jajajaja pensareis).

Efectivamente, ¡No se parece en nada! Y es algo que, durante mis años de trabajo, pensaba que era algo transitorio, que dándole unos tips a las embarazadas y a las nuevas mamás podía ayudarlas a recuperar su figura o cuidarlas durante el embarazo.

Lo primero, es que cuando llegas al embarazo y, empiezas a leer todo lo que no puedes comer o usar, es alucinante. Tu cerebro cambia totalmente, sacas la parte más protectora. Te entran mil dudas, preguntas todo muchas veces, y acabas por no usar nada y comer sólo lo que estás segura 100% que es apto.

Y crees que después del parto se acaba ¡pero no!


​En ese momento empieza la ardua lactancia para muchas mujeres que deciden seguir con este proceso y entonces, otra vez…las dudas, el no poder usar nada, el cansancio, tu nuevo cuerpo….y tu mundo de repente, se ha convertido en una sola cosa, esa personilla preciosa que acabas de parir y nada más.

A partir de mi incorporación de nuevo a la empresa, he ido cambiando el enfoque con las embarazadas y mamás.


En primer lugar, abogo por que tenemos que apoyarnos entre nosotras y ayudarnos a tener una red más fuerte. Hay que cambiar el discurso y dejar de enfocarnos en esos cuerpos perfectos de las modelos o famosas que salen del hospital como si no hubiesen parido. Tenemos que estar orgullosas de nuestro nuevo cuerpo y de las heridas, hemos sido Diosas dadoras de vida y debemos respetarnos y querernos porque nuestros cuerpos son maravillosos.

Y en segundo lugar, también estoy en debate con las firmas de alta cosmética con las que trabajamos. Porque hasta ahora, durante el embarazo y la lactancia no podíamos usar nada de cosmética corporal. Las firmas se excusan en que son períodos muy cortitos de la vida, que mejor esperar al final del embarazo y lactancia para cuidarnos.

​Pero cada vez más mujeres somos mamis más cerca de los 40 que de los 20 años, y las lactancias son cada vez más largas. Necesitamos cuidarnos durante todo el proceso, porque sino la piel envejece muy rápido (falta de sueño, vitaminas, calcio, etc). Es por eso, que las firmas deben ir girando hacia cosmética más acorde con nuestras necesidades y más responsables con nuestros peques.

En esta búsqueda encontré Me&Me


Una firma construida por una mami reciente que le pasó un poco lo mismo, quería usar cosmética pero de manera consciente y responsable y segura para el bebé. Es una firma con una filosofía muy bonita que aboga por respetar y cuidar los primeros 1000 días de nuestros peques con una cosmética libre de disruptores endocrinos, alérgenos, tóxicos, etc.

Tiene poquitos productos, pero nos permite cuidarnos mientras estemos embarazadas o dando pecho, hay anticelulíticos, reafirmantes corporales y de pecho, etc. Os invito a que le echéis un ojo si os interesa o que me llaméis para preguntarme.

No me voy a detener aquí, iré buscando otras firmas de este estilo para que podáis elegir entre más opciones.

​En cuanto a las dudas de cosmética facial durante el embarazo, que nos llegan todos los días la cosa es más sencilla. En facial se puede usar todo menos productos que contengan glicólicos o retinoles. Aquí os dejo un enlace para que podáis ver sus productos: ME AND ME

¿En facial todo?
​¿Por qué esta diferencia con la cosmética corporal?​


Os explico, principalmente porque en corporal se usan muchas algas, cafeína, l-carnitina y otros activos tanto drenantes, como lipolíticos o estimulantes, además la zona de aplicación es muy amplia, por lo que ninguna firma, ni matrona, ni mamá se quiere arriesgar a que el efecto estimulante o drenante pueda afectar al bebé.

En cambio en facial, el área es más pequeñita y los activos son de tratamiento epidérmico, las moléculas nunca traspasan a la dermis y por tanto, no llegan al corriente sanguíneo, por lo que no interaccionan con nuestro peque. Exceptuando, el retinol y el glicólico, que sí tienen un tamaño molecular menor y por tanto, el riesgo de llegar a sangre es mayor, especialmente si lo usamos todos los días de manera rutinaria.

Hasta aquí mi correo maternal que tenía pendiente de escribiros. Espero haberos podido ayudar con mi experiencia y resolver algunas dudas a las mamis. De todas formas, ya sabéis, estoy disponible en este número de teléfono (601 757 362) para resolver cualquier duda que os asalte estos días.

PD: En el próximo email os hablaré de otros devenires de la vida, para que podamos ir resolviendo poco a poco un amplio abanico de dudas de las que me comentáis todas.

​Besitos y ser muy felices!

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando...