Factor de Protección Solar, ¿Qué es el SPF?

En cuanto llega el buen tiempo, sentimos la necesidad de volver a renovar nuestro “cajón del sol”. Protectores solares, after sun, autobronceadores, protectores de calor para el cabello… todo esta cosmética vuelve a cobrar el protagonismo en la rutina de belleza. Pero… ¿Sabes realmente cuál es el protector ideal para tu piel?

¿Qué significa el factor de proteccion solar o SPF?

El SPF significa “Solar Factor Protection” en inglés, que traducido a nuestro idioma significa, factor de protección solar. Es una forma de medida estándar que representa la protección adicional que le está dando a tu piel, teniendo en cuenta su resistencia natural para no quemarse.

Quizás te interese:

En el mercado existen varios SPF, como por ejemplo: SPF 5,8,10,20,25,30,50,80… Aunque el tipo de protección varía según la marca, el uso al que se destine el cosmético, el país de comercialización, etc.

¿Qué tipos de SPF existen y cuál es el adecuado para tu piel?

Cuanto más alto sea el SPF que contiene el producto, más tiempo podrás mantener tu piel al sol sin causarle lesiones.

El color de tu piel, es una de las cuestiones fundamentales para elegir un factor de protección u otro.

  • SPF entre entre 10 y 15: Si tu piel es negra y no se quema, esta es tu protección. Para personas que se queman tras pasar más de 45 minutos al sol.
  • SPF entre 15 y 20: Es idóneo para las pieles oscuras/mulatas. Si tiendes a broncearte sin quemarte, y puedes exponerte alrededor de 28 minutos sin quemarte, puedes usar este factor sin ningún problema.
  • SPF entre 30 y 50: Este factor es para pieles claras con tendencia a grasa que pueden quemarse pero a su vez consiguen broncearse. Suelen tardar unos 18 minutos en enrojecerse sin llevar protección.
  • SPF entre 50 y 80: Ideal para los niños, las pieles maduras y las pieles blancas que tienden a quemarse y no se broncean apenas. Se enrojecen en tan solo 15 minutos al sol.
que es el spf proteccion solar

Los niños son los que mas precauciones necesitan ante el sol

  • SPF entre 80 y 100: Las muy blancas o las que presentan muchas pecas o zonas manchadas, que tienden a quemarse casi de inmediato, sin conseguir bronceado, deberían utilizar un factor de 80 en adelante.

 Otros principios a tener en cuenta son:

  • Dónde tomamos el sol: Si es en la playa, en montaña, piscina, etc. A mayor altitud, el sol penetra con más intensidad y debemos usar una protección mayor.
  • En qué condiciones: Si nos bañamos con frecuencia, estamos haciendo ejercicio al aire libre o utilizando barreras físicas como la ropa, etc.
  • A qué horas nos exponemos. Es importante evitar el sol en las horas clave (de 12.00 h a 16.00 h), pero en caso de no poder hacerlo, utiliza una protección solar más alta que la habitual.

Una regla que puede resultaros muy útil es la siguiente:

Multiplicar el tiempo que es capaz tu piel de aguantar sin quemarse X el factor de protección = A los minutos de protección que el cosmético te ofrece.

Si tu piel empieza a quemarse a los 10 minutos de estar bajo el sol, entonces un factor de protección 50, te garantizará 50 veces más protección. Es decir, podrás estar 500 minutos sin quemar tu piel

¿Cúanto tiempo como máximo debo exponerme al sol?

Es importante que las primeras veces que se ponga a tomar el sol, lo haga poco a poco. Debes permitir a los melanocitos producir la pigmentación protectora que no sólo es la encargada de darle un bronceado, si no, de protegerlo frente a las lesiones solares.

Si tu piel es extremadamente clara, limita el tiempo a tan solo unos minutos, siempre es bueno pecar de precavido y no llegar a quemarse.

Si vas de vacaciones a un lugar demasiado soleado, donde no podrás evitar estar expuesto continuamente, puedes preparar la piel yendo a un solárium una vez por semana durante un mes. Es necesario que las lámparas UV sean de baja presión, ya que tienen una cantidad de rayos UVB que no perjudicarán a tu  piel.

¿Cada cuanto tiempo debo aplicar mi protector solar?

El objetivo del protector solar es reducir los daños de la radiación. Para mantener la efectividad del producto hay que prestar especial atención a sus indicaciones sobre cómo usarlo y cuánto tiempo hay que repetir la aplicación.

Si eres de las que llegabas a la piscina y untabas a tus hijos en protector y ¡al agua!, lo estabas haciendo mal. Para que el producto haga efecto debe aplicarse al menos, media hora antes de salir al exterior para darle tiempo a la piel a que lo absorba completamente.

Por norma general, con realizar una aplicación cada 2 horas y en cada baño si el protector solar no es resistente al agua, será suficiente.

 

 

 

Leave a Reply