No olvidaré dejar de soñar

No olvidaré dejar de soñar

Cuando era niña, me llamaba la atención que la mirada, de los que entonces llamábamos ancianos, estuviese  tan apagada.  La mayoría de nuestros  abuelos,   vestidos siempre de colores oscuros,  me conmovían y despertaban mi curiosidad.  No paraba de preguntarme   los motivos  por los que se había convertido en personas, que a mí me parecían, sombrías, oscuras y tristes.

No conocí a mis abuelos y con mis abuelas no mantuve una relación estrecha,  aunque el recuerdo de los momentos que pasamos juntas es agradable, eran  dos de las personas que portaban esta mirada manchada por un velo de  dolor, apatía  o abatimiento.

Más tarde, creí averiguar de dónde procedía tal tristeza pero ahora sé que me equivoqué.  Fue en el momento en que algunas de las personas que tanto quise se fueron, esto me produjo tal desolación, dolor y vacío que me pareció que era la razón de este estado sombrío  en el que yo también había entrado. Un  bucle,  desde donde,  pensé   que no era posible salir.  Estaba claro,  las pérdidas nos  laceran tanto que difícilmente nos recuperamos.

Ahora, sé que no acerté.  De una manera u otra, el dolor por la pérdida de los seres queridos se atenúa   cuando, podríamos decir que,  empiezan a vivir dentro de nosotros.  Es la única forma que se me ocurre para describir  el  momento en que dejas de estar lamentando el no tener cerca a una persona,  cada minuto de tu tiempo,  para pasar a recordar  momentos vividos junto a ella. Estos relámpagos de vivencias pasadas  invaden tu espíritu con el amor que sientes y calman la pena.

Seguí pensando sobre el tema planteado  y  me di cuenta de cuál es la verdadera causa, que convierte a nuestros mayores en seres tan tristes,  es porque dejan de soñar… Ahora estoy segura.  Dejan de querer cosas, de imaginar lo que les podrían ocurrir, de provocar que lleguen tiempos mejores, de planear nuevos  proyectos, de tener objetivos o un proyecto de vida y de intentar atrapar lo  bello. Se olvidan de mirar el lado positivo, lo que  siempre está al alcance de nuestra mano porque nos lo proporciona la vida misma, nuestro mundo.

Desearía que mi generación, cuando llegue,  a lo que ahora conocemos como la tercera edad, no deje de soñar, no deje de planificar hacer cosas aunque no sean posibles o sean difíciles de conseguir.  Así que  no olviden reír, sonreír,  y pasarlo bien porque no hay nada más gratificante que,  después de una vida de trabajo y sacrificio,  seamos capaces de alcanzar un estado con tintes  de despreocupación, optimismo  y disfrute de los pequeños momentos que  están ahí y que hay que aprovechar. Ser feliz es gratis.

Yo, desde luego no pienso dejar de soñar…  ¿y tú?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario