El beneficio de usar una crema antiojeras

¿Qué son las ojeras y cómo evitarlas?

Es muy común que el exceso de horas de trabajo tanto en la oficina como en casa, los atascos, la polución, la mala alimentación y, por supuesto, la falta de horas de descanso, nos dejan huella en nuestra cara con las antiestéticas ojeras.

Esto se debe a que las ojeras son el reflejo de todas estas causas debido a la mala circulación de la sangre que se concentra en la piel de debajo de los ojos, formando las típicas bolsas de piel oscura y apagada acompañada de pequeñas arrugas.

Las ojeras son una afección muy común que pueden aparecer por diversos motivos, por ejemplo, por una producción excesiva de melanina en el contorno ocular, una dilatación de los capilares próximos a la superficie de la piel, una congestión vascular alrededor del ojo, pérdida de colágeno y elastina o como consecuencia de haber sufrido una inflamación en la zona.

Lamentablemente, tras sufrir durante un periodo de tiempo insomnio o también, trastornos propios del envejecimiento, las ojeras pueden convertirse en el protagonista de nuestro rostro. Para combatirlas podemos optar por el corrector de ojeras, éste se vuelve imprescindible sin embargo, con él no atajamos el problema de raíz.

Para librarse de las ojeras podemos actuar de varias maneras, por ejemplo, evitando el estrés diario, comer saludablemente, hacer deporte y dormir un mínimo de 8 horas al día, pero además, hoy en día en cosmética existen unas fantásticas aliadas que nos pueden ayudar a disminuir estas ojeras en tiempo récord, son las cremas antiojeras.

¿Por qué la crema del contorno de ojos es distinta a la facial?

Habitualmente cometemos el error de utilizar como contorno de ojos la misma crema hidratante del rostro, pero esto es un error mayúsculo. Esto se debe a que la piel de la zona del contorno de ojos es más frágil que la del resto del rostro, por lo que es necesario crear fórmulas adecuadas para cuidarla con delicadeza.

Para disminuir su apariencia, muchos contornos de ojos están producidos con ingredientes como la cafeína que consiguen reducir las bolsas y las ojeras. Además, muchos cosméticos incluyen aplicadores que permiten realizar un pequeño masaje en la zona del contorno.

¿Qué clases de ojeras existen y cómo tratarlas?

No todas las ojeras se desarrollan por igual y mucho menos, tienen el mismo origen. De hecho, según las ojeras que desarrollemos, debemos tratarlas de una forma u otra. Descubre cuáles son las tuyas.

  1. Ojeras azuladas o grises: las clásicas que aparecen tras vivir uno de esos días malos. Lamentablemente los ojos son los primeros en reaccionar y mostrar que sí, has tenido un día o una noche para el olvido. Y es que dormir mal o padecer de estrés hacen que nuestras ojeras se marquen más de lo que nos gustaría. Si esto te pasa de forma esporádica no es necesario que tomes medidas drásticas, bastaría con un contorno de ojos antioxidante para revitalizar la zona y mejorar la circulación. Para este tipo de ojeras utilizaremos productos que drenen la zona como la cafeína, algas etc.
  2. Ojeras marrones u oscuras: suelen ser ojeras hereditarias por lo que debemos buscar un cosmético que contenga hialurónico para conseguir hidratación y elasticidad y, al mismo tiempo, debemos prescindir de ácidos exfoliantes como el retinol que puedan volver nuestra piel más fina y sensible.

Beneficios de las cremas antiojeras

En definitiva, los beneficios de una crema antiojeras son múltiples y van más allá de la despigmentación. Si elegimos una buena crema antiojeras podemos conseguir revitalizar el contorno de los ojos, esa zona que aunque pequeña, sin duda es capaz de ganarse todo el protagonismo en un día malo. 

Hay que tener en cuenta que los contornos de ojos antiojeras mejoran la circulación de la zona reforzando los capilares y facilitando la reabsorción de la sangre. Esto aporta beneficios al contorno de los ojos, puesto le da un aspecto menos cansado. En general, estimulan la síntesis de colágeno, elastina y proteoglicanos y aportan hidratación. Algunas consiguen un efecto reparador y regenerador.

Además, suelen estar formuladas con activos antiinflamatorios y reafirmantes para actuar también sobre las bolsas (el mejor amigo de las ojeras), y activos antioxidantes para aportar luminosidad, vitalidad y acción antiedad.

La textura suele ser ligera para facilitar su absorción y aportarán a la zona toda la hidratación necesaria para lucir una mirada sana y descansada desde el primera hora de la mañana.

¿Cómo aplicar el contorno de los ojos?

Si estáis buscando los resultados más satisfactorios, debéis aplicaros el contorno por la mañana y por la noche. Eso sí, siempre después de desmaquillaros sobre la piel limpia. El contorno de ojos debe aplicarse como primer paso de toda rutina, inmediatamente después de la limpieza facial. Solo de este modo podremos obtener todos los beneficios del tratamiento.

El modo de empleo es muy sencillo, debe depositarse una mínima cantidad de producto (del tamaño de una lenteja) sobre la yema del dedo anular y extenderlo a través de pequeños y ligeros toquecitos alrededor del hueso ocular.

La aplicación más idónea es aquella en la que se dan pequeños toques de dentro hacia afuera para destensar la zona y suavizar progresivamente las líneas de expresión. Realiza el masaje hasta la completa absorción del producto.

Así que para lucir una mirada más fresca, joven y luminosa solo necesitarás utilizar un contorno de ojos todos los días.

¿Cómo elegir la mejor crema antiojeras?

Hay diferentes criterios que puedes seguir para elegir tu crema anti-ojeras ideal, los componentes y principios activos, el precio, la absorción, la marca de la crema, etc.

No penséis tampoco que los contornos son universales, debéis tener en cuenta que no a todas las personas les funcionan bien las mismas cremas, por eso es importante fijarse en los ingredientes que tienen. Si el primer contorno no resulta lo efectivo que deseamos, debemos probar hasta lograr el más adecuado y que mejor se adapte a nuestra piel.

Uno de los componentes de las cremas antiojeras que muchas usan como elemento principal es la cafeína. Se trata de un componente que da grandes resultados como activador de la circulación de la sangre allí donde se aplica, sin embargo hay gran variedad de principios activos.

Echa un vistazo a los cuatro puntos que te proponemos para valorar entre un cosmético u otro:

  1. Estado de la piel: Antes de escoger una crema antiojeras, debes valorar también el estado de la piel del contorno de ojos para saber si necesitas un cuidado más global, que no sólo te ayude a combatir las ojeras y las bolsas, sino también las arrugas o la tirantez en esa zona. De esta forma, podrás hacer la mejor elección teniendo en cuenta cuáles son los cuidados que realmente necesita tu mirada.
  2. Tipos de ojeras: Otra de las características que has de tener en consideración es el tipo de ojeras que tienes ya que no todas se pueden tratar con el uso de una crema. Las cremas antiojeras están pensadas sobre todo para combatir ojeras producidas por la falta de sueño o el estrés, la edad o por problemas circulatorios en esa zona. En caso de que la causa sea hereditaria es mejor recurrir a otro tipo de tratamientos estéticos.
  3. Textura: Una crema antiojeras puede tener una textura más rica, más ligera o, incluso, de gel. Escoger la mejor dependerá de tu tipo de piel, sus necesidades y, sobre todo, la que te resulte más fácil de aplicar y te aporte una sensación más confortable en la zona del contorno de ojos.
  4. Ingredientes: Dependiendo de tu edad, deberás escoger unos ingredientes u otros. Por ejemplo, a los 20 años es mejor que optes por productos con propiedades hidratantes y vitamina E, mientras que a partir de los 30, ya hay que buscar tratamientos con contengan ácido hialurónico o retinol. Sin embargo, si tu piel es madura, se recomienda escoger cremas antiojeras que contengan ingredientes con propiedades antioxidantes y que estimulen la producción de colágeno.
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario