Cómo combatir la flacidez de tus brazos y piernas

La gravedad es lo que tradicionalmente conocemos como la fuerza de atracción a la que está sometido todo cuerpo que se halle en las proximidades de la Tierra gracias a científicos como Newton y su famosa manzana. Digo tradicionalmente porque hoy en día ya se han desarrollado otras teorías que modifican un poco la definición de tan famosa ley… gracias Einstein. Y es por culpa de la gravitación universal, entre otros motivos, por lo que hoy en día, buscamos mil métodos para evitar que la piel se nos venga abajo con el paso de los años.

A este hecho se le llama flacidez y se debe al colágeno y la elastina, responsables de darle firmeza y elasticidad a la piel. Cuando ambas sustancias dejan de producirse en las cantidades adecuadas, de inmediato se nota con la aparición de arrugas tempranas y la apariencia descolgada. Esto sucede con el proceso natural de envejecimiento. ¿Puede recuperarse este déficit?, sin duda, pero se trata de un trabajo largo ya que debemos darle tiempo a la piel para que vuelva a amoldarse al cuerpo tras la pérdida de grasa (normalmente de forma brusca). 

Entonces, ¿cómo recuperamos la tonicidad en brazos y pierdas? Hoy en día, gracias a todas las investigaciones llevadas a cabo, podemos hacer frente a la flacidez y nosotros te explicamos cómo hacerlo.

Las pautas generales son muy sencillas, a saber:

  • Evitar la exposición en exceso del sol ya que al formarse radicales libres se debilitan las fibras de la dermis.
  • Mejor no fumar.
  • Mantener una dieta saludable evitando las dietas relámpago.
  • Beber mucha agua.
  • Hacer ejercicio.

Combate la flacidez en brazos y piernas con ejercicio

Si en un tratamiento adelgazante o reafirmaente no se incluye el deporte no os lo creáis. Las cremas mágicas no existen, todas deben completarse con ejercicios varios. 

Nosotros vamos a dividirlos según se necesite reducir la flacidez en brazos o piernas.

Combate la flacidez en brazos

El “colgajo” puede eliminarse, hasta aquí la noticia más esperada, ahora viene la segunda parte. Para eliminarla, tenemos que hacer deporte y no es necesario acudir al gimnasio. En casa, y con el material adecuado, podemos desarrollar unos brazos fuera de serie. 

Vamos a mostraros algunos ejercicios específicos que deberéis realizar lentamente y siempre según tus posibilidades. Lo ideal es empezar con series cortas y luego ir aumentando el ritmo.

  • Realiza flexiones de brazos en el piso, para que el único punto de apoyo y de mantenimiento del peso del cuerpo sean los brazos. La forma puede variar mucho, siendo lo más común tumbarse en el piso y levantar todo el cuerpo sólo usando los brazos. También puedes optar por cruzar las rodillas y apóyarlas en el piso, así tendrás mayor estabilidad, harás menos esfuerzo y tu espalda sufrirá menos.
  • De pie y con las piernas abiertas un ancho de caderas, toma una pelota de goma espuma y colócala entre la mano derecha y el lateral de la pierna de ese lado. Realiza ciertas presiones con ritmo, apretando con la palma de la mano a la pierna. Repite 20 veces y cambia de lado.
  • Llena una botella vacía de agua o refresco con piedras, arena, agua o lo que tengas a disposición, para generar cierto peso, vamos a simular unas mancuernas en caso de que no tengas. Ahora, de pie, separa un poco las piernas y sostén la pesa con la mano izquierda, levanta la mano para que quede recta encima de la cabeza, sujeta el codo con la mano derecha. Sube y baja con la pesa por detrás de la nuca. Repite diez veces, estirando bien el brazo y sin tocar la cabeza. Cambia de mano y realiza dos series con cada una.

Combate la flacidez en las piernas

  • Bicicleta, caminar, correr, nadar, subir por las escaleras, trotar, saltar a la comba… hablamos de todo el deporte durante un mínimo de 30/40 minutos.
  • Hacer sentadillas para endurecer piernas y muslos. Apoya la espalda contra la pared y sube y baje flexionando las rodillas. Cuatro series de 12 repeticiones cada una.

La dieta más adecuada para combatir la flacidez en brazos y piernas

No hace falta decir que la dieta que NO tenemos que haces es aquella que nos asegura perder muchos kilos en poco tiempo. Las consecuencias son nefastas ya que a la larga, recuperaremos los kilos perdidos y además, la flacidez en nuestro cuerpo se mostrará rápidamente y de forma alarmante.

Por ello, opta SIEMPRE por realizar una dieta equilibrada ya que en ningún caso, este tipo de dietas, aceleran la pérdida de elastina y colágeno. Incluye en tu menú más proteínas en forma de carne, soja, lácteos, pescado, huevos, lentejas o frutos secos, más vitamina C en forma de frutas, perejil, pimientos, col de bruselas y brócoli, y no te olvides de beber mucha agua e hidratar tu piel a través de crema hidratante.

Cómo combatir la flacidez con remedios populares

Aloe Vera: una vez por semana extrae la pulpa o gel de un tallo de la planta y frota con suavidad circularmente por la zona afectada.
Miel: mézclalo con clara de huevo y extiéndelo con movimientos circulares y ascendentes en piernas y/o brazos. Deja actuar 20 minutos y retira con agua fría.
Zumo de limón con higos: dos veces por semana extrae la pulpa del higo y mézclala bien con el limón hasta que se forme una pasta homogénea. Antes de dormir aplícala donde desees durante 20 minutos y luego retírala con agua fría.
Medio vaso de zumo de manzana y de limón: realiza la mezcla y dos veces por semana aplícala en el cuerpo mediante masajes y una leve presión en brazos y/o piernas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario