¿Cómo combatir la celulitis?

Que levante la mano quién no odia la celulitis… desde aquí no se ven muchas manos y es que sin duda, la celulitis es uno de los dolores de cabeza más grandes que, estéticamente, tenemos, sobre todo las mujeres. Lo hemos probado todo, natural, artificial, químico, lo que sea. Pero nada da resultado, ¿cómo es posible?

Posible lo es todo en esta vida, sobre todo, si hacemos las cosas más con corazón que con cabeza, así que en este artículo vamos a daros las claves para hacer un tratamiento anticelulítico exitoso. 

 

En primer lugar, de nada sirve hacer un tratamiento como cavitación, presoterapia, ultrasonidos, láser, radiofrecuencia, etc, si luego seguimos comiendo como si no hubiese un mañana y que nuestra actividad deportiva se reduzca a ir del sofá a la nevera, y de la nevera al trabajo. Así que, lo más importante es la constancia. Cuesta, nadie dice que sea fácil, pero la mente lo controla todo y si tu mente está alineada con tu corazón, no hay deseo que tumbe la máxima de perder esa odiosa piel anaranjada.

¿Qué es la celulitis?

La celulitis nace de una mezcla fatal de grasa y toxinas que se acumulan en la hipodermis. Estas acumulaciones, normalmente son drenadas por nuestro cuerpo en forma de orina y sudor, pero en casos de mala circulación o exceso de toxinas o grasas, el cuerpo no puede eliminarlas del todo. Este problema se agrava con el tiempo haciendo que la adiposidad acumulada se vuelva más dura y difícil de eliminar.

Es por esto que debemos actuar con rapidez suficiente si no queremos tener una celulitis permanente.

¿Cómo combatir la celulitis? Tratamientos anticelulíticos efectivos

La efectividad depende de un único factor: nosotros mismos. Si somos capaces de controlar nuestra mente y ser disciplinados en cuanto a algunos aspectos que ahora comentaremos, la celulitis tendrá los días contados.

Aspectos internos

¿Y qué aspectos son? Fundamentalmente dos: la alimentación y el ejercicio. 

No son los únicos pero sí son los que dependen de nosotros mismos, son los factores internos. Sin ellos, cualquier crema o tratamiento interno no servirá de absolutamente nada. Tampoco es necesario hacer un cambio radical en nuestras vidas, no se trata de hacer dietas estrictas o entrenarnos para una maratón, simplemente decimos que debemos ser conscientes y corregir nuestros hábitos alimenticios eliminando las grasas saturadas, los azúcares y el alcohol. En este campo también se incluyen los hidratos de carbono como el pan blanco, los bollos y las galletas industriales. ¿No habéis notado que cuanto más coméis, más queréis? Pues ahí está el error, son adictivos y encima, no sacian nada. Estos productos están llenos de toxinas y grasas que terminarán convirtiéndose en celulitis. Debemos cambiar a alimentos integrales que aportan fibra y contienen hidratos de carbono y azúcares no procesados de liberación lenta que nos saciarán y mantendrán con energía por varias horas.

Por otra parte, también debes incluir en tu dieta la vitamina C. La mejor forma es en zumos de limón o naranja por la mañana, son ideales para quemar grasa y aportar vitaminas y energía a nuestras células.

Beber, al menos 2 litros de agua al día y tés o infusiones antiox como el Té verde, Tés de frutos rojos o piña con gran efecto antioxidante y drenante. Esto nos va a ayudar a eliminar toxinas y reducir así las posibles acumulaciones de celulitis.

Al mismo tiempo, también podemos incorporar a la rutina diaria un poco de ejercicio. Deben realizarse ejercicios aeróbicos y nunca de alto impacto. Recomendamos utilizar, siempre que podamos, el camino de vuelta a casa para estirar las piernas y favorecer así la circulación y el drenaje.

Aspectos externos

Dependen de nosotros a medias porque sí tenemos que tener parte activa en ellos, pero dependemos de su eficacia. ¿Cuáles son?: los masajes y las cremas. 

Cuando hablamos de masajes, lamentablemente no hablamos de masajes relajantes, hablamos de masajes reductores y drenantes. Este tipo de masajes enfocados en zonas donde se acumula la celulitis, facilita la circulación de las partes del cuerpo con acumulación de grasas y al mismo tiempo, ayuda a disolver los nódulos de grasa dura favoreciendo su eliminación a través de los canales linfáticos.

Este tipo de masajes puede realizarse manualmente o con un aparato, por ejemplo el tratamiento con ultrasonidos resulta uno de los más efectivos ya que, al mismo tiempo, disuelve la grasa y mejora la circulación. A este ultrasonido, que bien puede ser también una cavitación, sería genial complementarlo con la presoterapia para así favorecer el movimiento de la grasa disuelta hacia los vasos linfáticos.

De forma manual sin duda es un ejercicio de bíceps del profesional que lo realice ya que, a través de masajes circulares con sus nudillos o con los dedos, debe romper y mover la grasa. Como ya os he dicho, el profesional que lo haga debe estar duro como una roca.

Por último quedan las cremas y como no, en el mercado encontraremos abundantes productos destinados a eliminar la celulitis. Acertar no es cuestión de lotería, debemos asesorarnos correctamente sobre el producto que necesitamos teniendo en cuenta nuestro cuerpo, nuestro hábitos y nuestras intolerancias.  Para esto, lo mejor es levantar el teléfono y preguntarle a vuestra esteticista o asesora de confianza.

La aplicación dependerá de la crema que hemos elegido. Normalmente la aplicaremos 2 veces al día (mañana y noche). Con un masaje potente que estimule la circulación, favorezca el riego sanguíneo y linfático, eliminando así las toxinas. Además nosotras siempre recomendamos estimular los canales de drenaje linfático que son los ganglios y que encontramos cerca de las caderas en 2 puntos principales: en la corva (parte posterior de la rodilla) y en las ingles. Aquí deberemos hacer suavemente 7 bombeos con las yemas de los dedos.

Por último, un truco que ahora mismo sonará más a tortura pero veréis como os cambia mucho la vida: las ducha caliente debe formar parte del pasado porque el agua fría favorece la circulación y tonifica los tejidos. Evidentemente el agua caliente provoca todo lo contrario, bloquea la circulación y provoca flacidez.

Y con todo esto ya tenemos la base para despediros definitivamente de ese pesado compañero de viaje. Contadnos como os va.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario