¿Para qué sirve el colágeno?

¿Qué es el colágeno?

El colágeno es una proteína que produce nuestro cuerpo de forma natural y que, con el paso de los años, deja de producirse regularmente, a causa de ello, debemos buscar sustitutos del colágeno natural. Cremas, pastillas, comida, todo sirve para que los niveles en el cuerpo no se vean descompensados, y más tras cruzar la barrera de los 40/45 años.

Y es que  debemos entender que el colágeno es como el pegamento, es decir, que su función es la de mantener los huesos, la piel, los músculos, los tendones, los ligamentos y muchas parte del cuerpo unidas entre sí. Además, su presencia garantiza la regeneración pero el inevitable paso del tiempo provoca el envejecimiento corporal haciendo que el colágeno se desarrolle mucho más lentamente.

Es decir, si la piel carece de colágeno pierde elasticidad, tersura y firmeza. Además, esta proteína localizada entre la epidermis y los músculos, y constituye casi el 30% del total de contenido proteínico del cuerpo humano, por lo que su presencia es determinante en el estado de la piel tanto del rostro como del cuerpo.

[content-egg module=Offer template=item]

Por supuesto, cuanto más edad tenemos, al colágeno más le cuesta producirse. Según los estudios, a partir de los 40 años, la producción de colágeno disminuye un 1% por año, es decir, a los 55 años habremos perdido el 15% de nuestra capacidad para producir colágeno, a los 70 años, el 30%.

Beneficios del colágeno en la piel

Sin duda, el colágeno puede mejorar el tono de la piel aumentando la retención de humedad y disminuyendo la aparición de líneas finas y arrugas. También ayuda a que las que ya se encuentran en nuestro cuerpo se vean menos marcadas porque nos ayuda a hidratar la piel y darle más elasticidad.

Pero no solo ayuda a la prevención y eliminación de arrugas. Si el colágeno no tiene los niveles adecuados, puede provocar en mayor medida la aparición de venas varices, algo más preocupante para las mujeres que utilizan tacones altos o lo hacían cuando eran jóvenes.

Su ausencia, afecta a las estrías. Y es que, si has sufrido un cambio drástico en tu peso producido, por ejemplo, por un embarazo, seguramente hayan aparecido en ti estrías por lo que mientras más falte colágeno en tu cuerpo más se irán notando estas marcas en el mismo, pues son básicamente iguales que las arrugas en cuanto a su composición e incluso pueden aparecer más y por ello es realmente importante ponerle mucha atención.

Como es evidente, el paso de los años provoca en la piel la falta de elasticidad. Normalmente se asocia a las arrugas, pero resulta que la pérdida de elasticidad que puedes llegar a tener por la falta de colágeno también se traduce en algo tan básico como en la gravedad. Es decir, que todo cae con el paso del tiempo, sobre todo, si la piel deja de ser tersa. Hablamos, principalmente, del pecho y del glúteo y es que con el paso del tiempo se vuelven más flácidos.

El colágeno en cremas estéticas

Por tanto, los tratamientos dermatológicos y cosméticos a base de colágeno resultan indispensables para prevenir y combatir el envejecimiento retrasando así sus efectos sobre la piel. Aplicándonos cremas con colágeno buscamos renovar los tejidos conjuntivos, reforzando la capacidad de hidratación y retención de agua en el interior de las células.

¿Debemos tener algún tipo de precaución? Ninguna ya que el colágeno es totalmente compatible con las células cutáneas y su asimilación por todo tipo de pieles, incluso las más sensibles. Los productos de colágeno puro natural penetran hasta la segunda capa de la piel y así consiguen unos resultados increíbles.

Esto quiere decir que cuando busquemos cremas con colágeno debemos saber que cuánto más puro sea y más calidad tenga el producto en cuestión, mucho mayor será la regeneración de los tejidos. El mercado está inundado con este tipo de cremas por lo que podremos encontrar la más adecuada a nuestras necesidades y tipo de piel sin problemas. Y es que hoy en día existen cremas para todos los tipos de pieles, desde las más sensibles hasta las grasas, pasando por las mixtas y secas.

Colágeno hidrolizado o nutricosmética

Aquí debemos diferenciar bien entre cosméticos con colágeno e hidrocosmética. Normalmente, los cosméticos tópicos que incluyen colágeno en su formulación ayudan a la epidermis a mantenerse hidratada, limpia y libre de elementos agresivos como polución elementos pesados y otros factores ambientales y de la naturaleza. Sin embargo, estos cosméticos tópicos no penetran hacia el interior de la piel (dermis e hipodermis), por lo que no le permite pasar más allá de los poros y, en consecuencia, no aportan el colágeno necesario a esas zonas. Aquí es donde entra la nutricosmética, porque es este campo que abarca el colágeno bebible, en pastillas o en polvo, el que hace que las propiedades penetren hasta el interior del cuerpo.

¿Quién dijo que no podían combatirse los signos de la edad? Ahora que ya conoces el colágeno, sus propiedades y efectos, pon el remedio adecuado y notarás como todas las arrugas se van diluyendo de modo que la piel del rostro queda mucho más rejuvenecida. Sus efectos son rapidísimos por ello, ya son muchos los que apuestan por este tipo de cremas por encima de las exitosas cremas antiarrugas.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario