Vitamina C: Todo lo que necesitas saber

La vitamina C, conocida también como vitamina vitamina antiescorbútica o ácido ascórbico. Tiene una importante función en la reparación de todos los tejidos corporales.

Forma el colágeno (tejido cicatrizal) como ocurre en el caso de las heridas o sanando el deterioro de huesos y dientes. También cura enfermedades comunes como el resfriado, y evita enfermedades como el escorbuto, el cáncer, la artritis…

Como previenen los daños causados de los radicales libres. Estos radicales libres, son moléculas, altamente reactivas. Mediante sus reacciones, desorganizan las membranas celulares del cuerpo, algo letal para la célula.

El ácido ascórbico, se encuentra tanto en frutas y verduras como en formulaciones cosméticas.

Tipos, fotosensibilidad y funciones sobre la piel.

Tipos de vitamina C

La vitamina C, se puede dividir en dos grupos. Sintéticas y naturales.

Las vitaminas C naturales se clasifican en ácido ascórbido y ascorbato de sodio, y se encuentran en los alimentos, especialmente frutas y verduras, como la papaya, el perejil, las fresas y fresones, el kiwi, los pimientos, el limón…

Mientras que la vitamina C sintética, ha sido extraída en un laboratorio, y podemos encontrar distintas variaciones. En la cosmética se trabaja por su poder cicatrizante, su capacidad para mantener la piel joven, su efecto despigmentante, el efecto anti-inflamatorio…

Quizá te interese:

FOTOSENSIBILIDAD

La vitamina C es fotosensible, por eso, se recomienda guardar los jugos de frutas con esta propiedad en recipientes oscuros.

Funciones en la piel de la vitamina C

  • Síntesis de colágeno: Este ácido es esencial para la conservación y síntesis de colágeno (la proteína más abundante del ser humano). Sus fibras son resistentes, alargadas y conectivas y están presentes en el cuerpo, incluida la piel, donde, a través de la producción de fibroblastos,aporta resistencia y elasticidad a las fibras evitando la aparición de arrugas y descolgamientos faciales.
  • Síntesis de la membrana basal: Se trata de una fina membrana que sostiene las células epiteliales (tejidos que revisten las superficies y cavidades del cuerpo, como el revestimiento estomacal o de los vasos sanguíneos. Realiza una importante función en la filtración de sangre por parte de los riñones. También une los capilares pulmonares a los alveólos y actúa como barrera de las células cancerígenas.

Su relación con la vitamina C es la siguiente:

  • Mantiene el estado gelatinoso de la membrana y frena los tumores a través de esta membrana.
  • Ayuda a liberar componentes de la membrana basal (lamina, elastina, colágeno…) al corriente sanguíneo, esto se traduce en un cutis mucho más joven y sano.
  • Acelera la deposición de otras proteínas de la membrana entre la dermis y la epidermis.
  • Síntesis de carnitina: El ácido ascórbico es un factor esencial para sintetizar este aminoácido. Su función es conducir los ácidos grasos hasta las mitocondrias. Este transporte es esencial para producir trifosfato de adenosina, un componente fundamental para que las células obtengan energía.

¿Por qué es recomendable la Vitamina C en la cara?

La vitamina C en el rostro se recomienda principalmente para:

  • Personas Mayores de 30 años. A partir de esta edad, la piel comienza a tener pequeñas carencias como la deshidratación, aparición de manchas (hormonales y solares), pequeñas arruguitas que queremos borrar, etc. Por tanto, recomendamos hacer a partir de los 30, dos veces al año, curas de vitamina C. Con esto vamos a contribuir a la formación de colágeno, producción de ácido hialurónico, revitalización de la piel y mejora del aspecto y luminosidad de la misma.
  • Pieles dañadas por la radiación. Especialmente las personas que trabajan en el campo o los individuos que se broncean habitualmente mediante rayos UVA. La vitamina C es un aliado, ya que activa la regulación de la síntesis de la melanina y oxida las manchas, actuando, como un potente despigmentante tanto en profundidad como en superficie.
  • Cutis opacos, con aspecto cansado. Personas fumadoras o trabajadores en lugares cerrados como oficinas con luz artificial. Estas pieles suelen estar mal oxigenadas, y presentar un aspecto cansado y un tono grisáceo, dando lugar a la aparición de miliums. En estos casos, la vitamina C es un aporte de luminosidad y oxigenación devolviendo a la piel a luz, la jugosidad y la tersura que le faltaba.
  • Excepciones: Las pieles especialmente sensibles o alérgicas suelen ser bastante reacias a la vitamina C. Esta vitamina es muy potente y debemos aplicarla con gran precaución en pieles sensibles, especialmente en las zonas de las mejillas o donde existan lesiones de rosácea. Si nunca has probado ningún producto de vitamina C y quieres hacer una cura esta primavera, nuestra recomendación es elegir productos de altísima calidad, aplicarlo siempre por la noche( en la zona de la frente y las sienes) y en bajas dosis hasta ver la reacción de nuestra piel con el producto seleccionado.

Cómo aplicar la Vitamina C en la cara

Existen diversas formas de aplicar la vitamina C. Siempre es recomendable hacerlo cuando la cara este bien limpia y preferiblemente por la noche. La vitamina C se oxida con el sol y esto podría hacer que sus efectos no fueran los esperados.

La forma más sencilla es mediante cosmética ya sea en casa, o recurriendo a los tratamientos faciales profesionales que ofrecen algunos centros estéticos y que aportan altas cantidades de este nutriente.

Podemos encontrarlos en forma de:

  • Ampollas: Se vierten directamente sobre la dermis como una crema facial. Tiene una textura muy líquida y suelen ofrecer concentrados mayores en su formulación. Una vez abiertos debe de usarse como máximo en 24 h debido al proceso de oxidación.
  • Sérums: Son los adecuados para pieles grasas por su textura ligera. Su tratamiento es más intensivo y nutren e iluminan el rostro.
  • Crema hidratante: Estaría incluido en tu cosmética de cabecera, especial para quienes quieren disfrutar a largo plazo de los efectos de la vitamina C.
  • Vitamina C en polvo: Se mezcla con la crema o el sérum, aportando aún más beneficios de esta vitamina a la piel. Es buena idea para las personas que están contentos con su línea cosmética pero quieren sumar los beneficios de este nutriente en su rutina facial o corporal.
  • Exfoliantes: Los exfoliantes que contienen vitamina C, arrastran las células muertas y a su vez, aportan la luminosidad que necesita una piel sin luz.
  • Limpiadores: Algunos limpiadores contienen vitamina C. Como la línea White de Bruno Vassari, que además de realizar una función despigmentante, añade los múltiples beneficios de una vitamina tan rica en propiedades.

 

Y tú ¿Ya utilizas Vitamina C en tu dia a dia? Cuentanos como te la aplicas, y si tienes alguna duda, estamos en los comentarios!!

Leave a Reply