La importancia de la Vitamina C, fuentes, carencia y funciones.

La vitamina C, es una de las vitaminas hidrosolubles (soluble en agua), necesaria para el normal crecimiento y desarrollo del ser humano. Una persona necesita un suministro diario en su dieta (una media de 75 mg en mujeres adultas y unos 90 mg en hombres). Su ingesta en exceso, no es peligrosa, puesto que las cantidades sobrantes de vitaminas, salen a través de la orina.

Una razón por la que la vitamina C es importante para nuestra piel, es porque esta misma, participa en procesos que resultan esenciales para el organismo.

Uno de los más importantes es la cicatrización, por la producción de colágeno que genera este nutriente. Su alto contenido en antioxidantes hace que sea el mejor soldado contra el envejecimiento prematuro, además de combatir procesos de formación de radicales cuando nuestro cuerpo descompone un alimento o estamos expuestos al humo del tabaco o a una radiación.

¿Dónde se encuentra la vitamina C? Fuentes:

Gran parte de la salud del corazón, la piel, las encías, y el sistema inmunológico en general, depende de consumir las cantidades adecuadas de esta vitamina.

No hace falta tomar suplementos alimenticios de herboristerías o farmacias si se sigue una correcta alimentación. Existe una serie de frutas y verduras que tienen mucha más cantidad de esta vitamina que el mínimo diario aconsejado (45 mg) por la OMS.

Como he dicho antes, un exceso de ingesta es inocuo, puesto que las vitaminas que no son absorbidas, se eliminan de inmediato mediante la orina.

Aunque asociemos la naranja y el limón con la vitamina C, no son la fuente más rica en ácido ascórbico.

Quizá te interese:

Los alimentos con más cantidad de Vitamina C

Por cada 100 gramos, los alimentos que más vitamina C contienen son:

  • Guayaba (228 mg)
  • Groseya negra (200 mg)
  • Pimiento rojo (190 mg)
  • Chile (114 mg)
  • Perejil (120 mg)
  • Kiwi (93 mg)
  • Col rizada (93mg)
  • Brócoli (89 mg)
  • Fresa (80 mg)

La ingesta de las cantidades recomendadas de esta vitamina nos va a proporcionar unas cantidades óptimas en nuestro cuerpo que se verá reflejada de manera inmediata en nuestra piel.

En caso de ligeras deficiencias es cuando aparecerán signos de carencias. Y para combatirlo podemos acudir por completo a la aplicación tópica de cremas con alto contenido en vitamina C.

¿Qué problemas conlleva que mi cuerpo no tenga suficiente vitamina C?

En los países desarrollados ocurre frecuentemente tener un déficit de vitamina C en el organismo. Esto ocurre por los malos hábitos alimenticios con el abuso de la comida rápida y la reducida cantidad de frutas y verduras.

También puede existir algún problema de salud que impida su absorción, aunque esto es menos común.

Nuestro cuerpo no es capaz de sintetizar esta vitamina por si mismo y tampoco de almacenarla, por eso, es imprescindible añadir en la dieta los alimentos que la contengan.

Basta con consumir cinco raciones recomendadas de fruta y verduras para tener cubierta la cantidad diaria de este micronutriente.

Existen problemas de salud, enfermedades, situaciones y hábitos insalubres que se explican por el bajo nivel de vitamina C en el cuerpo. Es el caso de fumadores, personas alcohólicas, las mujeres embarazadas y lactantes o las personas con afecciones crónicas, que toman medicamentos a diario.

La deficiencia de vitamina C presenta los siguientes síntomas:

  • Dolor e inflamación de las articulaciones.
  • Cambios de humor.
  • Debilidad en los músculos.
  • Sangrado de la nariz
  • Mala cicatrización de heridas y hematomas frecuentes.
  • Pérdida del apetito.

Los Signos de carencia de vitamina C en la piel más comunes son:

  • Acné.
  • Piel seca y áspera.
  • Piel apagada.

¿Qué enfermedades puede ocasionar la falta de esta vitamina?

La consecuencia más común y grabe es el escorbuto. Se trata de un trastorno nutricional que suele darse en niños, o bien en ancianos.

Esta enfermedad se caracteriza por presentar anemia, depresión nerviosa, pérdida de dientes y encías sangrantes, fatiga, hemorragias cutáneas, ulceraciones y mayor facilidad para coger infecciones.

Sus funciones

  • Es un potente antioxidante que combate los radicales libres y por tanto, el envejecimiento de la piel, y el organismo en general.
  • Sintetizar el colágeno, cicatriza las heridas de una forma más rápida.
  • Potenciar la absorción de hierro.
  • Regula la resistencia capilar y ósea, porque interviene en toda la formación del tejido conjuntivo.
  • Proteger las mucosas.
  • Reducir la susceptibilidad a infecciones.
  • Evitar el escorbuto y otras afecciones como la artritis.

 

Post Relacionados

Leave a Comment