Zombies ¿Qué les dejamos a nuestros hijos?

No paramos de oír hablar de las consecuencias de la crisis y de lo que afecta a nuestros jóvenes. La llamada “generación perdida” lo tiene muy muy difícil. Es indudable que estos chicos,  sobradamente preparados y sin oportunidades en nuestro país, experimentan una situación realmente desoladora y que quitaría las ganas de estudiar y prepararse a cualquiera.

Por suerte, cuando eres joven eres menos consciente, más aventurero, soñador  y casi siempre crees que eres capaz de cualquier cosa. Gracias a esta “insensatez”,   la juventud no tira la toalla, si se necesitan  dos idiomas, pues van a por ello, si  es preciso invertir en un master, se lo pagan currando. Hay miles de difíciles situaciones a las que se enfrentan nuestros pequeños héroes dignos de admiración y de un gran aplauso y de los que podemos estar muy orgullosos.

Por otro lado, se oye mucho menos hablar de los trabajadores  desempleados que tienen más de cuarenta años y que ya llevan 15 o 20 años luchando en el campo de batalla. Tampoco, éstos  se merecen vivir una realidad  precaria que se prolonga excesivamente en el tiempo. Este escenario es  parecido a formar parte  de una horda  hambrienta de  zombies, lo conozco porque yo he sido uno de ellos, un cuerpo que despojado de sus privilegios de repente, sólo quiere recurar su alma, su vida, su situación anterior, su trabajo, su sueldo y todo lo que, con  mucho esfuerzo, ya había  logrado.

Que se preparen mejor, dicen algunos. Es incongruente, muchos de ellos están muy preparados, tienen mucha experiencia y no encuentran trabajo.   Igualmente, los que no lo están tanto, ¿qué pasa ahora,  que no hay puestos de trabajo para los menos cualificados?  Esto es lo que nos quieren hacer creer pero no es cierto. Nos digan lo que nos digan, no hace falta inglés para retirar de una línea de producción los envases defectuosos. Las capacidades que necesita  para desempeñar este puesto correctamente son otras.

Está claro que si la situación de desempleo se alarga,  te conviertes en un cadáver profesional. La realidad es que   no hay pan  para los trabajadores sin experiencia pero tampoco para los que la tienen.  Y si hay alguna oportunidad,  los pagos mensuales empujan a aceptar ofertas que, profesionalmente, suponen  una humillación y, en el plano económico,  para qué comentarlo.

Si un joven no puede independizarse con un sueldo de “mil eurista”, que alguien me explique cómo se arregla su  padre o su madre con el mismo sueldo…

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario