¿Cómo aplicar el colorete?

El blush es el contouring de nuestras madres, el encargado de equilibrar el rostro y que no parezca plano. Además, aporta el efecto “buena cara” al instante que tanto nos gusta.

Aplicar el colorete, es todo un arte. Debes hacerlo en forma ascendente desde el pómulo hasta las patillas, siguiendo este movimiento varias veces pero sin añadir más rubor. Así quedará bien uniforme e integrado en la piel. Si no lo tienes muy claro, haz el conocido truco de sonreír. La zona del pómulo que más resalta, es el área donde debes colocarlo.

¿Cómo aplicar el colorete?

La solución es tan sencilla que parece mentira, simplemente, déjate guiar por la forma de tu rostro, por ejemplo:

  • Cómo aplicar el colorete en una cara ovalada: Es considerado el rostro más armónico, así que aplícalo tranquilamente sobre las mejillas en dirección a las sienes. Para ello, puedes utilizar el fantástico colorete Artdeco de la colección Otoño – Beauty of Nature

  • Cómo aplicar el colorete en una cara cuadrada: Este tipo de caras, suelen tener pómulos prominentes y una mandíbula marcada que puede endurecer el resto de las facciones. Con el colorete tenemos que tratar de dar un aire más suave al rostro. Lo conseguirás aplicándolo en la parte alta exterior del pómulo. Pruébalo con Velvet Blush de Stage Line.

  • Cómo aplicar el colorete en una cara alargada: para crear un efecto óptico y que el rostro se vea más corto, debes distribuirlo desde la nariz hasta las orejas, de esta forma te verás mucho más favorecida. Lúcelo con la Colección Lounge, Color Play, de Germaine de Capuccini.
  • Cómo aplicar el colorete en una cara redonda: Por lo general este tipo de rostros son carnosos y tienen el contorno poco definido, así que debes evitar poner el colorete sobre la mejilla. Aplícalo debajo del hueso del pómulo creando una línea imaginaria desde la mejilla hasta la sien elevando el color. Hazlo con Mosaico Iluminadores de Alissi Brontë

¿Qué colores debo usar?

Este indescifrable enigma nos lo ha descubierto Yvonne Macinnis, Educating Artist for Marc Jacbos. Esta gurú del maquillaje tiene la fórmula exacta y está en tu cuerpo. Sí, he dicho en tu cuerpo.

Los labios son la clave. Según Yvonne, sólo tienes que colocarte en el espejo y bajar el labio inferior hacia abajo para ver su tonalidad. Ese color, diferente en cada uno de nosotros, es la mejor guía para encontrar el color perfecto de blush para tu piel.

Partiendo de ese tono, puedes jugar con los colores dependiendo de cada ocasión o de cómo te apetezca lucir ese día. Si quieres un maquillaje más impactante, tienes que usar tonalidades por encima de ese color, si quieres algo más delicado, baja un par de tonos pero siempre siguiendo la misma línea. Para todo ello, confía en Blusher de Artdeco.

Pero existen multitud de trucos que puedes utilizar diariamente para embellecer aún más tu rostro, por ejemplo:

  • Ocultar algún defecto como por ejemplo, una mandíbula prominente. Fácil, aplica el truco que utilizan los magos y desvía la atención hacia otro lugar del rostro, por ejemplo, con un colorete ligeramente más subido de tono en las mejillas haciendo suaves círculos. Conseguirás un acabado más dulce, eso sí, ni se te ocurra aplicar el colorete bajo el hueso del pómulo porque conseguirás el efecto contrario.
  • Destacar los pómulos. Aquí no depende del tono que escojamos, más  bien, tenemos que buscar el grado de luminosidad que queremos, y cuanto más luminoso, más bonito y destacado. Esto quiere decir que si aplicamos un colorete oscuro, nos daríamos de bruces con un el resultado completamente opuesto.
  • ¿Utilizamos siempre el mismo colorete? La respuesta es contundente: No. Depende de mil factores, de donde vayamos, el momento del día e incluso, la estación del año en que nos encontramos. Por ejemplo, en verano, el uso del colorete no es fundamental ya que tenemos mejor cara, pero si queremos utilizarlo, basta con aplicarlo suave y sutilmente. Por otra parte, en invierno, su uso se torna imprescindible y aun pudiendo utilizar el mismo color, éste debe aplicarse con un solo toque de brocha.
  • Combinaciones: colorete y sombra de ojos. A no ser que nos encante que los cuellos de los demás se crujan a nuestro paso solo para ver la explosión de colores en nuestro rosto, lo mejor es combinar ojos y pómulos sutilmente. No decimos que debemos utilizar el mismo color, pero sí, que ambos se encuentren dentro de su misma gama.
  • Combinaciones: colorete y barra de labios. La misma armonía debe discurrir con los labios. Así pues, si apostamos por un color frío en la sombra de ojos, colorete y barra de labios deben acompañar esta apuesta.
  • Stop al rostro cansado. En este apartado se encuentran, lamentablemente, el tono de piel más abundante en nuestro país: oliváceo o cetrino. La solución sería buscar un blush que disimule el rostro cansado, es decir, este colorete no debe aplicarse cerca de las aletas de la nariz o por ejemplo, el rictus. Al contrario, empezamos aplicando desde el centro de la mejilla hasta la parte superior del hueso del pómulo, y ojo, para evitar el estilo David Bowie ochentero, el trazo debe hacerse circularmente.

 

¿Necesitas más sugerencias? Ponte en contacto con nosotros y resolveremos todas tus dudas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario