Cavitación: todo lo que necesitas saber

¿Para qué sirve la cavitación?

La cavitación es un tratamiento médico estético indoloro que consiste en la aplicación de ondas ultrasónicas a baja frecuencia para combatir acúmulos grasos y demás problemas derivados de la celulitis. Podríamos decir sin temor a equivocarnos, que rompe la grasa y la disuelve hasta hacerla líquida tras lo cual, se elimina.

Se trata de un método perfecto para adelgazar sin cirugía y eliminar grasa, cuyos resultados se muestran desde la primera sesión. El punto fuerte de esta técnica, frente a otras como el láser, la luz pulsada o la dermopliegosucción, es que actúa en zonas localizadas entre tejidos y que por su constitución resulta difícil eliminar con dietas.

¿Dónde se aplica la cavitación?

Abdomen, cintura y muslos son las zonas del cuerpo que acaparan mayor cantidad de celulitis, por ello, son éstas, junto con brazos, espalda o pantorrillas de forma secundaria, las que concentran todo el trabajo.

El funcionamiento, aunque no lo parezca, es muy sencillo.

Este tratamiento obedece a un proceso físico por el cual, al producirse diversos disparos de ultrasonido en forma de ondas sobre diversas zonas del cuerpo, se elimina la grasa.

Estas ondas provocan a su paso la separación de las moléculas creando cavidades. Una vez penetran las ondas en estas cavidades, es cuando se inicia el proceso de “destrucción” ya que al crecer, llegan a la membrana de la célula grasa y una vez allí extraen el contenido lipídico sin dañar los tejidos cercanos.

Por último, solo queda deshacerse de los restos a través del drenaje y del propio proceso metabólico del cuerpo. Si en este punto además, te ayudas con unas sesiones de presoterapia, los resultados se multiplicarán.

presoterapia y cavitación

Tratamientos complementarios a la cavitación

Si combinas este tratamiento con dieta y ejercicio constante sin duda las sesiones surtirán el efecto soñado, eso sí, si solo haces el tratamiento, y entre sesión y sesión no te cuidas, no te cundirá nada. Y es que nadie te obliga a hacer dieta pero lee bien, porque con cada sesión realizada puedes llegar a perder hasta 2cm de silueta, así que el camino que elijas a continuación depende exclusivamente de ti.

¿Es bueno hacer deporte mientras estás haciéndote la cavitación?

Si en algún momento escuchas a alguien decir que no se puede combinar el ejercicio físico con la cavitación huye a toda velocidad, no sabe de lo que está hablando, ¿y por qué? fácil, el deporte te ayudará a eliminar y drenar aún más grasas en las zonas tratadas.

Lo que nadie puede asegurarte es el número fijo de sesiones necesarias para encontrar tu objetivo.

Todo depende de la estructura corporal y del peso del paciente, sin embargo, sí puede decirse que son necesarias entre 6 y 12 sesiones, eso sí, desde la primera sesión verás los resultados y no tendrás que esperar mucho para repetirla ya que este tratamiento te permite hacer la siguiente sesión a las 72h, imagina el poco tiempo que necesitas para poner tu cuerpo a punto.

Tampoco tendrás que poner tu cuerpo a punto para iniciar las sesiones, es decir, obligatoriamente no tendrás que hacer nada, pero se aconseja, por ejemplo, beber mucha agua, aproximadamente 2 litros diarios.

No es ninguna sorpresa ya que estos litros son la cantidad diaria recomendada. Además, como este tratamiento no requiere ni hospitalización ni anestesia no deberás realizarte análisis de ningún tipo y te podrás ir una vez finalizada la sesión.

Una de las grandes cuestiones que rodean la cavitación es si es recomendable realizarla si se tienen varices u otro problema circulatorio.

Sobre esto existe una gran controversia, mientras unos defienden que la cavitación favorece la circulación, otros no lo aconsejan ya que existe el riesgo de producir tromboembolismo.

¿Qué decimos nosotros?, no te la juegues, acude a tu médico y que valore tu caso.

cavitacion y presoterapia

Lo que sí es seguro es que las personas con afecciones (verrugas víricas, heridas, herpes…),  implantes en las zonas a tratar, embarazadas y personas con cardiopatías o diabetes no deberían iniciar el tratamiento.

Y no solo eso, si deseas realizarte este tratamiento en el tórax, la zona pélvica o en el cráneo piénsatelo dos veces porque no se aconseja en absoluto.

Pero alarmas ninguna ya que podemos decir sin despeinarnos que la cavitación es un tratamiento 100% seguro ya que son mínimos los efectos secundarios que se han encontrado como por ejemplo, enrojecimientos o pequeñas inflamaciones que en ningún caso, deben derivan en alarma alguna.

E incluso en el caso de que los cúmulos de grasa no se hayan drenado correctamente, tan solo será necesario realizar un masaje manual o también, volver a recurrir a la presoterapia para completar el tratamiento. Además, gracias a ello evitaremos la flacidez lógica de la piel.

¿Cómo se aplica la cavitación? Tratamiento paso a paso:

  • El tratamiento se inicia ejerciendo presión sobre la piel con el manípulo de cavitación usando para ello un gel conductor. El especialista lo apretará y arrastrará sin levantarlo para no perder las ondas. Este tratamiento tiene una duración de 40 minutos, 20 en cada lado.
  • Se limpia la zona.

*Atención, porque este tratamiento debe contar con la evaluación, realización y supervisión de un profesional ya que son ellos los que conocen el modo de proceder a través de la metodología y aparotología correctas.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Todavía no hay valoraciones)
Cargando…

Deja un comentario