¿Por qué tengo la piel grasa?

por que tengo la piel grasa

Para no tener dudas de si tenemos la piel grasa, debemos conocer los tipos principales de piel que hay: seca, mixta y grasa. Esta última la reconoceremos porque luce con brillos y es más propensa a presentar granos y espinillas.

La piel grasa se produce por una desorganización de la epidermis a dos niveles:

  • Una síntesis irregular del sebo: Las glándulas producen más grasa de la normal y de forma desigual. Este sebo se acumula principalmente en frente, nariz y zona perioral.
  • Renovación cutánea insuficiente (también conocido como disqueratosis): Las células muertas localizadas en el estrato córneo no se retiran de forma idónea. Y la piel presenta una proliferación acelerada e irregular de los queranocitos de las glándulas sebáceas, que taponan los poros formando el micro-comedón.

Aunque contra estos niveles de desorden dérmico existen varios tratamientos para combatir la grasa en la piel, estos dos motivos son los principales por las que la piel grasa presenta brillos, poros abiertos y una textura cutánea más irregular. Debida a la desorganización de la dermis o disqueratosis.

El mayor problema de la piel grasa, es el acné. Esta enfermedad presenta las siguientes características:

  • Hiperseborrea, hay una mayor producción de sebo que en el resto de las pieles.
  • Hipercornificación del conducto de salida de la glándula sebácea.
  • La actividad bacteriana de la piel es mayor.
  • Existe una inflamación cutánea.

Todo esto, se manifiesta con pústulas, nódulos, quístes, pápulas…

La glándula sebácea ¿Qué es y de qué se encarga?

Las glándulas sebáceas son el kid de la cuestión de las pieles mixtas y grasas. Este tipo de glándulas se extienden por todo el cuerpo, excepto en la palma de la mano y las plantas de nuestros pies. Su tamaño varía según dónde se encuentren.

La zona del cuerpo donde las glándulas son más grandes y numerosas es en la cara, (especialmente en la frente) y también en la parte superior de la espalda.

motivos de la piel grasa
Glandulas sebáceas

La mayoría de glándulas de sebo, se relacionan con un folículo piloso (donde crece el pelo) que dan origen al folículo pilosebáceo.

En la glándula sebácea se encuentran tres tipos de células:

Al lado de la membrana basal, se ubican las indiferenciadas, que son incitadas hacia el conducto de salida, convirtiéndose en células diferenciadas que contienen lípidos.

Cuando maduran, las células portan lípidos en su interior, que posteriormente se desintegran y la secreción sebácea acelular es expulsada al exterior del conducto. Las enzimas, como las hidrolasas ácidas, tienen un papel muy importante en la autolisis final.

Entonces ¿Por qué tengo grasa en la piel?

Generalmente, nuestro tipo de piel es un rasgo hereditario. Así que si tus padres o abuelos tienen la piel grasa, es probable que la principal causa de que tengas la piel grasa sea este factor.

Pero existen otros motivos que pueden hacer que tu piel no mantenga su equilibrio, como por ejemplo:

  1. Alimentación y sobrepeso: Las personas que consumen alimentos muy grasos como carne de cerdo, embutidos, alimentos procesados, etc… Tienen tendencia a sufrir cutis graso y resulta una tarea difícil corregirlo. Si es tu caso, incluye en tu dieta alimentos más saludables como fruta y vegetales que nutran tu piel y disminuyan el sebo. ¡No te olvides de hidratarla con mucha agua!
  1. Factor hormonal: Existen enfermedades hormonales como ovarios poliquísticos, tiroides… así como desajustes hormonales durante la adolescencia, el embarazo, la ingesta de anticonceptivos… que pueden causar desajustes. Identifica si cuentas con alguna de estas causas para comenzar un tratamiento. 
  1. Estrés: El ritmo de vida que llevamos es causa de muchas dolencias. La piel sufre mucho las emociones, pues alteramos el ciclo natural del cuerpo. Considera disminuir el estrés de tu actividad laboral, o practicar alguna actividad como meditación que te haga desconectar de la vida cotidiana. Tu piel lo notará, y tu mente también.  
  1. Dormir poco: Si últimamente duermes mal o menos de lo habitual, no estás permitiendo que el organismo produzca colágeno y por lo tanto, la piel no puede regenerarse, provocando que la grasa natural de la piel se acumule y tapone a los poros obstruyéndolos y generando puntos negros. Descansa como mínimo 8 horas al día. 
  1. El agua: En ocasiones abusamos de refrescos y zumos, y proporcionamos al cuerpo el agua suficiente para limpiar e hidratar al organismo. La piel es un órgano que debe eliminar toxinas, y necesita agua para mantenerse sano.  
  1. Falta de higiene o exceso: ¿Cómo es esto? Sí, lo que oyes. Ni una cosa ni la otra. La piel grasa es la más delicada respecto a la higiene, no hay que saltarse ni un solo día el tema de asearla y por supuesto desmaquillarla. Pero si pecamos de lavarnos demasiado la cara o usar productos demasiado astringentes, podemos llegar a secarla y crear un efecto rebote. Estaremos consiguiendo que nuestro rostro se ponga en “alerta” y cree más grasa aún de la habitual.  
  2. Uso de productos inadecuados: Usar la cosmética inadecuada, como un maquillaje, protector solar, crema hidratante, etc. Que no esté indicado para tu tipo de piel o que no sea de suficiente calidad puede crearte desórdenes en tu PH dérmico.

También te puede interesar:

Ampollas Flash: Nuestra mejor selección

Ranking con las mejores cremas corporales

 

Post Relacionados

Leave a Comment