FILTRAR POR: (2976 productos)

En Rebajas

Crema Antiedad

Comprar crema antiedad online

Es innegable que el paso del tiempo se nota en nuestra piel, sobre todo en la cara. Pero no se trata de algo imposible de combatir. Si se usan los productos adecuados se puede retrasar el envejecimiento de la piel aportando luminosidad, elasticidad e hidratación. ¿Quieres hacerte con la mejor crema antiedad? En nuestra web encontrarás un amplio catálogo online de cremas antiedad al mejor precio. ¡Elige la tuya!

Cremas anti-edad faciales

¿Qué provoca el envejecimiento de la piel? El estrés al que muchas personas se ven sometidas cada día, el paso de los años, la mala alimentación, los rayos del sol o la contaminación son algunas de las causas de que nuestra piel envejezca a un ritmo más rápido. Por una parte existen aquellos factores imparables e internos como son la edad y la genética. En este caso hay poco que hacer. Con el paso de los años, por ejemplo, nuestro cuerpo disminuye la producción de colágeno o ácido hialurónico pero es algo incontrolable, que tiene que ver con el pasar de los años. 

Pero la piel no envejece exclusivamente por causas internas y sobre las que no tenemos control. También hay causas externas que pueden acelerar el proceso, llegando a causar más del 80% del envejecimiento del rostro. Entre estos factores externos podemos encontrar la polución a la que estamos sometidos a diario, los rayos del sol o el frío. Si no cuidamos nuestra piel adecuadamente estos factores ayudarán a acelerar el proceso de envejecimiento de la piel. En estos casos, y debido a los cambios a los que se ve sometida la piel, nos encontramos frente a deshidratación, aparición de arrugas y líneas de expresión, pérdida de elasticidad o aparición de manchas, entre otras cosas. 

No es que exista un momento concreto en el que empezar a usar una crema antiedad pero sí que es cierto que cuando pasamos los 24 años la piel empieza a perder algunas de sus cualidades y se generan cambios. Esto se debe principalmente a que el organismo empieza a reducir, de forma natural, la producción de colágeno y elastina, las fibras encargadas de mantener los tejidos firmes y elásticos. Además se genera un incremento de la flacidez y arrugas más pronunciadas. A continuación te presentamos categorías de cremas antiedad, muy buscadas por las mujeres:

Cremas antienvejecimiento

Antes de hablar de cremas antiedad es importante poder distinguirlas de las cremas antiarrugas. Las primeras tienen como misión retrasar el envejecimiento de la piel mientras que las antiarrugas están más focalizadas en puntos como la elasticidad, firmeza o hidratación de la piel. Hay que tener en cuenta que normalmente una de las propiedades de las cremas antiedad es que son antiarrugas y tiene la función de reducir las líneas de expresión. Aunque además ayudan a la firmeza de la piel y a evitar la aparición de manchas. 

En general todas las cremas y productos que están orientados a retrasar el envejecimiento de la piel y que tienen propiedades rejuvenecedoras suelen estar compuestos por colágeno, elastina o ácido hialurónico entre muchos otros ingredientes. Se trata de aportar a la piel aquellos elementos que debido al paso del tiempo se dejan de producir en las mismas cantidades. De esta manera se conseguirá mayor firmeza, luminosidad y elasticidad para tener un rostro de aspecto más joven y cuidado. 

Una de las preguntas más extendidas es cuándo empezar a usar una crema antiage. El paso de los años se va notando en casi todos los tipos de pieles y tanto en hombres como en mujeres pero ¿Cuándo es el momento de cambiar la crema hidratante de uso diario por una antiedad? En general esto dependerá de tu tipo de piel aunque como comentábamos antes cuando pasamos los 24 años la piel empieza a perder algunas de sus cualidades. Aun así si eres una persona de piel seca lo más recomendable es que empieces a usar una crema antienvejecimiento un poco antes, debido a las cualidades de tu rostro. Por la otra parte si tu piel es mixta o grasa las arrugas tardarán un poco más en aparecer y podrías atrasar el uso de dichas cremas. A pesar de todo lo más importante es mantener una buena higiene diaria de nuestra cara, limpiando en profundidad las veces que sea recomendado y realizando rutinas faciales.  

Tipos de cremas antiedad 

Las cremas antiage se pueden dividir en las que son de día y las que son de noche. Por una parte para nuestro uso diario podemos elegir una crema de día que estará hecha a base de ingredientes concretos y diferentes de la de uso nocturno. Posiblemente se trate de una crema menos grasa, de textura ligera y fresquita. A la hora de aplicar la crema diurna primero habrá que dejar el rostro bien limpio, eliminando los restos y la suciedad acumulada durante la noche y las horas de descanso. Lo más aconsejable es aplicarla mediante un masaje circular en el que no se ejerza mucha presión sino que se realice de manera suave. 

Las cremas antiedad de noche se componen de ingredientes diferentes a las de día porque durante las horas de sueño y descanso es cuando se producen los procesos de regeneración celular. Los componentes de las cremas de noche están orientados a potenciar y acelerar la renovación celular. 

Es importante que las cremas antiedad, sobre todo las de uso diurno, contengan entre otros ingredientes: protección solar, vitamina C y E, coenzima Q10 y ácido hialurónico. La protección solar es base porque no sirven de nada el resto de ingredientes que compongan la crema si no protegemos nuestra piel de los rayos del sol. Las vitaminas C y E son las que nos ayudarán a combatir los radicales libres, aquellos agentes encargados de oxidar el colágeno y la elasticidad de la piel. Por otra parte la coenzima Q10 es un antioxidante que producimos naturalmente. El problema con dicho antioxidante es que el paso del tiempo y la luz solar hacen que no lo produzcamos con tanta frecuencia y que sea necesario aportarlo desde fuera. Por último el ácido hialurónico destaca por su poder hidratante, ya que se supone que puede absorber mil veces su peso e agua. ¿Y qué hace esta hidratación en nuestra piel? Rellenar arrugas. Las moléculas que forman este ácido penetran en los surcos creados por las líneas de expresión, absorben el agua y se hinchan de manera que se considera que rellenan las arrugas. 

Consejos para prevenir el envejecimiento de la cara

Como ya hemos comentado antes los factores internos no se pueden revertir. Es decir, la genética o nuestro tipo de piel, entre otras cosas, son las que son. Aun así existen algunas cosas que podemos hacer para evitar el envejecimiento prematuro de nuestra piel. 

Cuidar la alimentación. Decir que somos lo que comemos no es ninguna mentira. Aquello que ingerimos se refleja posteriormente en nuestro exterior. Por eso es importante seguir una dieta variada, que incluya frutas, verduras, hortalizas y frutos secos aportará gran cantidad de minerales y vitaminas a nuestro organismo. Por ejemplo la vitamina C es un antioxidante que está presente durante la formación del colágeno, así que el consumo de naranja, limones o mandarinas entre otros será un punto a favor. Lo mismo pasa con otras frutas o verduras,  sus nutrientes saludables nos ayudarán a lucir una piel más cuidada y menos envejecida. 

Beber suficiente agua. El agua es importante para muchas funciones dentro de nuestro organismo pero sin duda es clave para evitar la deshidratación de la piel. Dicha deshidratación no tiene por qué deberse exclusivamente a un bajo consumo de agua, también puede relacionarse con las condiciones climáticas, la mala alimentación o el tabaco. Beber unos dos litros de agua diarios ayudará tanto a nuestro organismo como a nuestra piel. 

Prestar atención al descanso. Parece mentira pero dormir entre 7 u 8 horas es clave para evitar el envejecimiento de la piel. Eso sí, hay que tener en cuenta que dormir muchas horas no es sinónimo de descansar. Hay que otorgarle importancia a la calidad del sueño porque cuando descansamos es cuando tiene lugar la regeneración natural de la piel. 

Cuidado con el sol. Los días que brilla sol y no hay ni una sola nube parecen maravillosos pero los rayos UV son perjudiciales para nuestro rostro. Además de favorecer la aparición de manchas la luz solar acelera el envejecimiento de la piel. Para evitar estos daños lo primero que debemos hacer es aplicar siempre la protección solar adecuada, durante todo el año no exclusivamente en verano. Por otra parte tenemos que intentar no estar expuestos al sol durante un largo periodo de tiempo, ni en las horas centrales del día que son las más incidentes. 

Aprender a relajarse. Las preocupaciones, el estrés y los nervios le harán un flaco favor a la salud de la piel. Padecer de estrés puede liberar radicales libres en nuestro cuerpo, éstos elementos oxidativos envejecerán más rápidamente la piel. Ante esta situación debemos buscar la manera de relajarnos y así ayudar a prevenir el envejecimiento.  

Alejarse del tabaco y el alcohol. Están repletos de toxinas que, como ya mencionábamos antes, podrían aumentar el estrés oxidativo. Además provocarán deshidratación y falta de luminosidad en la piel. 

Elegir una crema rejuvenecedora o antiedad no es tarea fácil. Pero si conocemos nuestra piel, las necesidades que tiene y su estado seguro que entre toda la gama podremos elegir la que mejor se adecúe a nuestras necesidades.